Sandra Muelle

Coach Personal y Profesional

Coaching personal y autoestima

“Haz consciente lo inconsciente y deja de llamarlo destino”

Descubrirás tu valor y cómo te has estado saboteando

Coaching relaciones y parejas

“Si no curas tus heridas sangrarás sobre quien no te dañó”

Identificarás tus patrones en relaciones y aprenderás a crear sanos vínculos

Coaching profesional y empoderamiento

“No puedes amar tus sueños y odiar tu realidad, si no amas lo que haces no puedes tener lo que sueñas”

Descubrirás quién eres, tus fortalezas, los recursos que tienes y lo que eres capaz de lograr 

Sandra Muelle coach personal y profesional

Hola, soy Sandra Muelle Titulada en Coaching y PNL

Logotipo de federación internacional de coach   logotipo asociación española de programación neurolingüística

Y deseo ser quien te acompañe en tu proceso de R-EDICIÓN porque ya eres suficiente tal y como eres.

No necesitas reconstruirte, sino tan sólo editar aspectos o conductas que aprendiste hace años y forman parte de tu funcionar inconsciente.

Quizás trabajar creencias limitantes y resignificar algunos aspectos de tu vida que actualmente no te resulten gratificantes.

Coaching personal y profesional

También realizo el acompañamiento de personas que desean reeditar su vida a nivel profesional bien sea con un cambio de empleo o empoderándoles para emprender o manejar correctamente las situaciones que tienen en su empleo actual.
Estoy especializada en coaching personal, autoestima y relaciones. Conmigo lograrás una buena base desde la que construir una buena relación con la persona que seguro estará contigo toda la vida, tú. También conseguirás tener relaciones conscientes libres de apego y dependencia emocional.

Comenzar es fácil

w

Sesiones on-line/presencial

1ª sesión informativa gratuita

+ 30 – 45 min.

Pack de sesiones

Preguntas frecuentes

¿Porqué siempre doy con parejas que no me dan lo que necesito?

Pensar que otra persona diferente a ti puede darte lo que necesitas, es el primer error que muchas personas cometen en pareja.

Cuando estamos con otra persona pensando o esperando que nos haga felices, que nos dé el cariño que no tuvimos en la infancia, etc., estamos cargando a la otra persona de una responsabilidad que es sólo nuestra.

Nadie mejor que nosotros sabemos qué necesitamos y cómo lo necesitamos o deseamos, pero es nuestra responsabilidad trabajarnos para saber de dónde viene esa necesidad, entenderla y trabajarla para autoabastecernos solos.

¿Cómo alguien podría darnos lo que nosotros llevamos años sin saber darnos? Ocurre que cuando trabajamos en nosotros y no necesitamos nada del otro, es cuando estamos forjando una relación realmente consciente, y por tanto libre de todo apego que la convierta en tóxica con el tiempo.

¿Cómo puede ser que no encuentre un verdadero propósito en mi vida?

En ocasiones en consulta me preguntan a cerca de este tema y suelo preguntarles qué es para mi cliente “un propósito”. Cada persona tiene el suyo. Existen personas cuyo propósito en la vida es formar una familia, para otras es alcanzar el éxito profesional, y para otras su propósito en la vida es ser feliz. Tener un propósito en la vida no debe sentirse como algo que sí o sí debemos alcanzar a una edad determinada. Cada persona tiene su “ tempo” a la hora de evolucionar y es perfecto tal y como se da. No debemos tener prisa por descubrirlo, sino sentir cada día que vamos en la dirección correcta simplemente porque el camino ya se siente igual a la meta que queremos alcanzar.

El principal propósito de vida es evolucionar, es crecer y no estoy hablando en el terreno material sino en el personal. Saber y sentir que si miras un año atrás ya no eres la misma persona que entonces pero eres una persona más sabia y más consciente de ti misma. Ese es el principal indicador de que estás encaminada correctamente para alcanzar aquello que deseas como propósito de vida.

Siento que no se me toma en serio en el trabajo.

Cuando ocurre esto, muy probablemente hay otro ámbito de la vida en el que uno siente lo mismo.  Veo en consulta que existen muchas personas que no saben poner sanos límites a otros y por ende tampoco se los ponen a sí mismos.

Aprender a poner sanos límites es algo muy beneficioso en la vida, tanto para la relaciones con terceros como para la relación que tienes contigo.

La falta de límites provoca situaciones en las que te verás inmerso en una espiral de frustración, descontento etc. La dificultad en poner límites puede venir de un patrón familiar, quizás mamá no tenía sanos limites y permitía muchas cosas que no le gustaban, quizás se trate de lo contrario, habían tantos límites y normas en casa que te has ido al otro extremo y ahora compruebas que debes empezar a ponerte o poner limites, o quizás tengas una creencia limitante que te lleve a no ponerlos cuando estás interactuando con alguien cuya posición es de autoridad sobre ti.

Cuando aprendemos a poner sanos límites todo empieza a rodar, es como marcar parámetros de lo que permites y no permites que hagan contigo, con tu tiempo, con tu atención, etc. Al final y al cabo el dueño de tus recursos personales eres tú y sólo tú, por lo que retomar el mando e invertirlos o gastarlos quedará de nuevo sólo bajo tu criterio. Puede costarte un poco al principio, claro, y debes empezar por pequeños aspectos para que tu confianza vaya en aumento pero en cuanto te des cuenta de que son respetados vas a ir adquiriendo mayor seguridad y confianza en ti.

¿Cómo hago para quererme más y tener una sana autoestima?

Podría decir que esta es la pregunta del millón de dólares. Cada vez que tengo un cliente cuya autoestima está dañada me pide la receta mágica.

Nuestra autoestima se forma desde pequeños y es por ello que es muy importante ir a ver qué ocurrió en nuestra infancia o adolescencia. Todo lo que ocurrió a posteriori está muy relacionado con ello.

Cuando sentimos que nuestra autoestima está baja solemos pensar que la culpa es del novio que no nos trató lo suficientemente bien, en el jefe que pensamos que estaba abusando de nuestra entrega y profesionalidad, en la amiga que pensamos que era como parte de la familia y resultó que nos traicionó.

Sentir culpa nos hace pensar que arreglar la situación está en nuestras manos y entonces nos empeñamos en ello aunque nos esté llevando irremediablemente a que nuestra autoestima se vea todavía más dañada. Pero si en lugar de culpa aceptamos que tenemos parte de responsabilidad, automáticamente ya no está sólo en nuestras manos resolver la situación y por tanto nuestra autoestima no se verá tan drenada.

Aprender a quererse de nuevo es aprender a ver las cosas tal y como son y como nos gustaría que fuesen. Es poner consciencia al momento que estamos viviendo y sentir que aunque quizás nos equivocamos en algo, somos humanos y por tanto debemos darnos el permiso a equivocarnos para poder extraer la lección. Siempre digo que no hay juez más duro que uno mismo y así es. Muchas veces nos machacamos en exceso por que nuestra relación no ha funcionado, por hemos perdido el empleo o porque hemos cometido un simple error.

Me parece importante vincular la falta de autoestima con la idea de perfección puesto que es algo que veo en demasiadas ocasiones. Debo decir que la perfección no existe, y esto es porque lo que para ti es perfecto para mi puede no serlo, por tanto es un tema absoluto subjetivo, al igual que ocurre con la belleza por ejemplo.

Trabajar la autoestima implica poner el foco principal en ti y en cómo te sientes en cada situación, analizar si lo has sentido antes, de dónde viene ese sentimiento, si es tuyo o es un patrón aprendido y si lo es, ver cómo te ha estado sirviendo hasta ahora en cuanto a en qué posición te ponía : victima, salvador, etc. Apartir de ahí podemos trabajar profundamente y volver a querernos tal y como somos ahora.

Mis artículos del blog

Te invito a leerlos

Contáctame

Cuéntame en qué puedo ayudarte, te responderé a la mayor brevedad.

Consentimiento

Si necesitas contactarme con cierta urgencia, por favor envíame un WhatsApp

675 766 542

“Cuando estés contento simplemente con ser tú mismo y no te compares ni compitas, todo el mundo te respetará.”

Lao Tzu

Pin It on Pinterest