Ser resiliente es un valor en alza.

una pequeña planta a germinado en el cemento

Ser resiliente es un valor en alza. La resiliencia es la capacidad de reponerte ante un suceso, incluso a un trauma (impacto al Sistema Nervioso), la capacidad de amoldarte ante los cambios de modo rápido y eficaz.

En ocasiones desconocemos cuán resilientes somos hasta que nos enfrentamos a una situación dura, incluso muy dura y nos vemos “obligados” a hacer brotar toda la fortaleza, el sosiego, y todos los recursos internos que tenemos pero que nunca antes habíamos tenido que sacar a la luz.

Ser resiliente y la aceptación de lo que es

Ser resiliente es un valor en alza porque supone la aceptación de la situación que nos ha tocado vivir en ese momento. Supone ser objetivo en la evaluación de la situación huyendo del victimismo. Sólo así tendremos la capacidad de sobreponernos con la energía necesaria y superarnos.

Cuando no aceptamos lo que es, gastamos una enorme cantidad de energía en oponernos a las circunstancias. Esta forma de negación impide que podamos adaptarnos a los cambios ya que nos instalamos en la queja de lo que debería haber sido y no fue.

Ser resiliente en el entorno laboral actualmente es cada vez más importante. Todo cambia rápidamente y lo que ayer era válido hoy ya no lo es. Las tecnologías, las redes sociales, el nuevo marketing digital, el cambio en las interactuaciones personales, etc. , todo ello requiere de nuestra voluntad de superación.

Las adversidades durante este año 2020 están siendo una constante desde la declaración de la pandemia del COVID19. Esta situación está haciendo que muchas empresas cierren o declaren ERTES. Muchísimas personas han perdido su empleo y en un entorno económico como el actual demasiadas de ellas están verdaderamente preocupadas por cómo van a hacer frente a sus pagos mensuales.

Convertirnos en personas resilientes requiere de trabajo en nosotros mismos.

Ser resiliente significa:

  • ver las dificultades pero no creen que sea imposible superarlas, son bastante optimistas.
  • no se nace resiliente pero la mayoría de ellas han tenido un ejemplo próximo, posiblemente uno de sus progenitores.
  • ser una persona creativa y que tiene claras sus limitaciones por que se conoce bien.
  • ser una persona objetiva.
  • practicar la atención plena en el presente.
  • no ser una persona controladora.
  • tener más sentido del humor que la media.

Un primer paso para trabajar tu resiliencia es adquirir una correcta gestión emocional.

Si deseas empezar a trabajar en ti, contacta conmigo.

TEMAS DEL BLOG

Personal y autoestima

Relaciones y parejas

Profesional y empoderamiento

16-06-20

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Temas relacionados

Pin It on Pinterest